Problemática de la aplicabilidad de los derechos humanos

Andrea Silva

La concepción de la noción de universalidad de los derechos humanos se basa en la premisa que todos los seres humanos por virtud de humanidad tienen derechos. Pero, de ¿dónde nace esta noción?, y ¿es posible hablar de universalidad y aplicabilidad de los derechos humanos? Esta concepción nace de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) que como su nombre lo indica es universal y por ende institucionaliza en un marco internacional a los derechos presentes en la misma para ser aplicados y ejercidos por todos los seres humanos. Sin embargo, para responder a la segunda pregunta, es difícil hablar de universalidad y aplicabilidad de derechos humanos. Esto se debe a que existen grupos humanos (migrantes, etnias, comunidades religiosas, entre otros.) que no han podido ejercer o aplicar los derechos humanos. Adicionalmente, no solo ciertos grupos han sentido esta realidad, la pandemia causada por la Covid-19 ha visibilizado la vulnerabilidad de los derechos humanos en la población ecuatoriana. En este miniartículo se cuestiona la noción de universalidad de los derechos humanos que deriva en una problemática epistemológica y de aplicación en binarismos (quienes pueden ejercer derechos y quienes se ven excluidos). Para esto analizaré la problemática de la construcción de los derechos humanos como universales, después cuestionaré la construcción de binarismos del ser humano y, por último, daré ejemplos que demuestran la complejidad en la aplicación y universalidad de los derechos humanos.   

Los derechos humanos fueron creados bajo un cierto concepto de nociones de ser humano, generalizando este concepto a la humanidad entera. “Se argumenta que los seres humanos en cualquier lugar, son los mismos, entonces, cada ser humano debe equitativamente recibir los mismos derechos” (Shani 2014). Sin embargo, para crear esta concepción de ser humano no se visibilizó la naturaleza de la identidad humana, que es múltiple y diferente. Se puede caer en una problemática epistemológica al considerar a todos los ser humanos como iguales y, por ende, que los derechos humanos son hacia un solo tipo de ser humano. Al no hacer el ejercicio epistemológico sobre ¿qué significa ser humano? Indistintamente sobre que ontología se posea, solo se está presuponiendo que todos los seres humanos son iguales. Pero esta afirmación es complicada, porque las identidades humanas no son dadas, son construidas por la cultura, los valores, entre otros distintivos. Según Pagden “los derechos humanos están basados en el entendimiento esencial Europeo Occidental donde el humano evoluciona en el contexto de la batalla europea por legitimar su imperio al rededor del mundo mediante la noción de una misión civilizatoria” (Shani 2014). Los derechos humanos que encontramos en la DUDH son occidentales, creados con nociones de humanos occidentales. Fueron creados bajo el contexto posterior a la Segunda Guerra Mundial desde una ontología occidental, excluyendo visiones diferentes y con poca representatividad. La universalidad de estos derechos occidentales evita que valores que no son occidentales puedan ser reconocidos, ya no se los consideraría derechos universales, solo derechos personalizados.

La construcción de los derechos humanos como universales genera una problemática desde su discurso creando binarismos (ciudadano y extranjero) al analizar su institucionalización dentro de los países. “La ambigüedad de la institucionalización de los derechos humanos hace muy difícil su trato” (Shani 2014). Los países al ejercer su soberanía aplican en sus constituciones deberes y derechos para con sus ciudadanos. El Estado como garante de los derechos humanos se ve en una encrucijada; por el surgimiento del dilema de si por la noción de universalidad de los derechos humanos debe respetarlos, o imponer sus derechos constitucionales sobre los derechos humanos universales. En Ecuador el bloque de constitucionalidad incluye a las fuentes del Derecho Internacional de derechos humanos, no obstante, su aplicación no es muy representativa. De acuerdo al Reporte Mundial de 2020 de (Human Rights Watch 2020), la población venezolana en Ecuador sufrió la falta de aplicación de sus derechos humanos por ataques de xenofobia y vulnerabilidad ante el intento del gobierno por violar el principio de no devolución. “El derecho a la cultura permanece como un atributo importante de la identidad humana y no puede ser removida como un velo como motivo de promover mayor integración sin deshumanizar al individuo” (Shani 2014). Entonces si la población migrante no siente su integración y el Estado está contribuyendo a la creación de individuos deshumanizados.


Los derechos humanos no deberían ser considerados universales porque no son aplicados ni ejercidos por todos los seres humanos. “La contradicción del discurso de los derechos es que, a pesar de su proclamación como universales, los derechos son solo disfrutados por unos pocos en el contexto de una comunidad en particular” (Shani 2014). La resolución “New York Declaration for Refugees and Migrants”, resalta que los migrantes y refugiados deben aceptar las políticas internas del país a donde van (Asamblea General de las Naciones Unidas 2016). Esto condiciona a los migrantes que llegan a un nuevo país a asimilar un comportamiento acorde a los deberes y derechos del país receptor para ser considerados ciudadanos. Dejan entonces de ser protegidos por el Artículo 18 de la DUDH, para poder ser considerados ciudadanos. En 2011, Francia prohibió el uso del burka en espacios públicos, en este sentido la comunidad de mujeres musulmanas no puede aplicar su derecho a ejercer su religión, porque para ser ciudadano francés debes obedecer la ley. Otro ejemplo recae en las etnias y pueblos indígenas, con la idea que tienen derechos occidentales universales, pero a su vez no son considerados como ciudadanos. La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) expresó que sienten que se están violando sus derechos humanos al haber una intromisión sin permiso a territorios ancestrales (EFE 2018). Durante la pandemia la aplicabilidad de los derechos humanos ha sido cuestionada por un mayor grado de la población ecuatoriana. Varios niños han visto afectado su derecho a la educación por falta de recursos tanto tecnológicos como el no tener internet. 

En conclusión, mediante el análisis de la problemática de la imposición de los derechos humanos como universales se puede ver las distintas posturas del Estado frente a la institucionalización de los derechos. Asimismo, el Estado juega un papel fundamental en la deshumanización del ser humano. Es así que en el cuestionamiento de las nociones de ser humano occidental se cae en una problemática epistemológica y en un sesgo occidental, donde se debe pensar las implicaciones culturales y de valores que construyen una identidad humana para no caer en la universalidad de un ser humano occidental. Por último, la ejemplificación de los grupos en los que se rompe la universalidad de los derechos humanos nos ayuda a comprender que los derechos humanos no los protegen. 

Referencias 

Asamblea General de las Naciones Unidas. 2016. New York Declaration for Refugees and Migrants. New York.

EFE. 18 de Abril de 2018. Indígenas de Ecuador piden garantías de DDHH en frontera con Colombia. Quito: El Espectador

Shani, Giorgio. 2014. Who has rights?. New York: Routledge.

Human Rights Watch. 2020. World Report Ecuador 2020. New York.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s