Vacuna contra el COVID-19: una disputa política

María Belén Grijalva

*Miniartículo redactado en agosto de 2020

Largos meses de confinamiento, casi dos millones de muertes y más de 100 millones de contagios alrededor del mundo, son solo algunos de los costos que nos ha dejado la pandemia del COVID-19. La emergencia sanitaria ha puesto en jaque a la mayoría de los líderes mundiales, pues no todos han manejado la situación eficientemente en términos de salud pública, economía y cumplimiento de derechos fundamentales, por lo que la emergencia sanitaria se les ha ido de las manos. Es por esto que uno de los logros más ambiciosos de la mayoría de las potencias, es desarrollar y sacar al mercado la vacuna contra el COVID-19, pues al ser una solución viable para poner fin a la pandemia, existe una disputa política. Por lo tanto, este ensayo pretende analizar los intereses políticos de Estados Unidos, Rusia y China por alcanzar una vacuna. 

Desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró una pandemia debido al COVID-19 y después de casi un año de confinamiento empleando medidas de bioseguridad, el coronavirus todavía representa una amenaza, pues gran parte de la población mundial sigue siendo vulnerable al mismo. En este sentido, una vacuna sería la mejor solución, la cual proporcionaría cierta protección al organismo de las personas, evitando que se contagien y enfermen. De este modo, se podrá retomar la vieja normalidad que muchos añoran, recuperar sus trabajos y que el flujo económico se restaure de poco a poco (Gallagher 2020). Las vacunas contra el COVID-19 se están desarrollando rápidamente y serán fundamentales para reducir tanto la mortalidad como morbilidad en caso de que el virus se establezca en la población (Amanat and Krammer 2020, 583). Actualmente se registran algunas vacunas prometedoras que siguen en ensayos clínicos, pero ya están siendo distribuidas alrededor del mundo. Por ejemplo, las producida en Estados Unidos por Pfizer-BioNTech, la Moderna y Johnson & Johnson, otras en Reino Unido producida por la Universidad de Oxford y AstraZeneca, otra por la farmacéutica alemana CureVac y la de Sinovac Biotech elaborada en China. No obstante, existen aproximadamente 150 vacunas que se están desarrollando a nivel mundial con la esperanza de que alguna de esas pueda alivianar la crisis actual (Kovalev 2020).

La carrera por encontrar una vacuna es evidente, nadie se quiere quedar atrás. Pero a parte de representar un gran hallazgo para la ciencia y reducir el impacto generado a causa de la pandemia, han existido intereses políticos detrás de esto. Por una parte, en Estados Unidos se prometió tener lista una vacuna con el fin de alcanzar una posible reelección del presidente. Donald Trump en ese entonces, utilizó todos los recursos del gobierno federal y del sector privado con el cual impulsó la Operation Warp Speed para administrar vacunas que tendrían éxito para enero de 2021. En este sentido, el afán de tener una vacuna en pocos meses fue significativo para las elecciones presidenciales. Recordemos que Trump aceptó una nueva nominación de su partido, por lo que obtener una vacuna antes de noviembre de 2020, iba a aumentar las posibilidades de reelección (Cohen 2020). Sin embargo, el panorama fue diferente ya que las vacunas culminaron con sus ensayos clínicos en 2021 y recién a ser distribuidas. De cierta forma la promesa de campaña por tener vacunas listas no fue completamente acertado, además que el manejo deficiente de la pandemia por parte de Trump empeoró su destino político. 

Por otro lado, el gobierno de Vladimir Putin anunció la primera vacuna contra el COVID-19 en tiempo récord, pero sin evidencia de ensayos clínicos. Este ha sido un proyecto arriesgado y resultó preocupante para muchos, pues tener la vacuna lista en tan solo meses, nos hace pensar que se estaría evadiendo puntos importantes de los ensayos clínicos o se tomaría atajos científicos para cumplir con la meta (Palca 2020). Según Natalie Dean, experta en enfermedades infecciosas de la Universidad de Florida, mencionó que dicha vacuna no posee datos suficientes sobre su eficacia, y las vacunas que han tenido resultados positivos en los primeros ensayos con humanos han fracasado en etapas posteriores. No obstante, la vacuna Sputnik ya se ha empezado a comercializar. Tener una vacuna antes que todos y en el primer año de pandemia era significativo para Rusia, ya que siempre se ha destacado por liderar proyectos científicos y tecnológicos, así como logró la Unión Soviética lanzar por primera vez el satélite Sputnik al espacio en 1957. Es por ello que la vacuna que han desarrollado lleva el mismo nombre, en honor a la historia ya que representa para los rusos una nueva victoria en la carrera científica ante Estados Unidos (Zimmer 2020). 

China tampoco se ha quedado atrás, por lo que también despuntó ante la situación y ha buscado recuperarse económicamente pues fue la zona cero de la pandemia. Ganar la carrera de vacunas daría al gigante asiático la posibilidad de colocarse como el líder en la lucha contra la pandemia y hemos visto que lo está logrando. El presidente Xi Jinping insistió repetitivamente a los científicos chinos en acelerar la investigación y desarrollo de las vacunas, esta insistencia ha dado resultados ya que la vacuna de Sinovac evita casi en un 100% casos graves de COVID-19 (Culver and Gan 2020). Actualmente alrededor de 60 países ya han autorizado el uso de vacunas chinas, además, ha donado a naciones en desarrollo, siendo África y Asia los continentes más beneficiados con dicha ayuda (CGTN, 2021). 

En conclusión, la pandemia no ha dado tregua y a simple vista el campo científico se junta con el político y económico. Desarrollar una vacuna eficaz y segura contra el COVID-19, no solo salvaría vidas, sino también brindaría cierto prestigio científico a nivel mundial, siendo una oportunidad de recuperar la economía y tener importantes implicaciones geopolíticas. Esto además de representar un logro ambicioso, se tenía en mente que el nacionalismo y la falta de cooperación iban a ser protagónicos en este escenario; sin embargo, es evidente que las naciones han buscado la forma de ir accediendo a las vacunas de poco a poco y transformándose en un bien común.  

Referencias  

Amanat, Fatima, and Florian Krammer. 2020. “SARS-CoV-2 Vaccines: Status Report.” Immunity Perspective 52: 583–87. https://doi.org/10.1016 / j.immuni.2020.03.007.

CGTN. 2021. China’s Vaccine Map: Countries using Chinese vaccines. Recuperado el 15 de abril de 2021 de https://news.cgtn.com/news/2021-03-14/China-continues-to-contribute-to-global-vaccine-distribution-YCquwiznFK/index.html

Cohen, Jon. 2020. “Here’s How the U.S. Could Release a COVID-19 Vaccine before the Election—and Why That Scares Some.” Science. Recuperado el 31 de agosto de 2020 de https://www.sciencemag.org/news/2020/08/here-s-how-us-could-release-covid-19-vaccine-election-and-why-scares-some#.

Culver, David, and Nectar Gan. 2020. “Inside the Company at the Forefront of China’s Push to Develop a Coronavirus Vaccine.” CNN. Recuperado el 31 de agosto de 2020 de https://edition.cnn.com/2020/08/26/asia/sinovac-coronavirus-china-vaccine-intl-hnk/index.html.

Gallagher, James. 2020. “Coronavirus Vaccine: When Will We Have One?” BBC News. Recuperado el 31 de agosto de 2020 de https://www.bbc.com/news/health-51665497.

Kovalev, Peter. 2020. “La Guerra Política Por La Vacuna.” Semana. Recuperado el 31 de agosto de 2020 de https://www.semana.com/mundo/articulo/geopolitica-de-la-carrera-de-la-vacuna-de-covid-19-noticias-mundo-hoy/692533.

Palca, Joe. 2020. “COVID-19 Vaccine May Pit Science Against Politics.” Npr. Recuperado el 31 de agosto de 2020 de https://www.npr.org/sections/health-shots/2020/08/27/906240454/covid-19-vaccine-may-pit-science-against-politics.

Zimmer, Carl. 2020. “No ‘This Is All Beyond Stupid.’ Experts Worry About Russia’s Rushed Vaccine.” The New York Times, agosto 11, 2020. Recuperado el 31 de agosto de 2020 de https://www.nytimes.com/2020/08/11/health/russia-covid-19-vaccine-safety.html.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s